CHARLAS DEL BICENTENARIO”

Evolución del vestir en la mujer campesina chilena”

Sra. Maite Lobos

Estoy muy agradecida por esta invitación, creo que nos permite trazar un puente entre dos mundos que conviven de forma paralela y que suelen no relacionarse mucho. A propósito de eso, buscando generar puentes es que produjimos este proyecto en la Universidad de Chile, en la mención de Diseño Teatral en el Departamento de Teatro, en la Facultad de artes de la Chile, en un punto bien concreto del quehacer académico, nosotros siempre hemos tenido un interés particular en el vestuario escénico y sin embargo esta vez lo que quisimos hacer fue justamente, preguntarnos qué hay detrás realmente de la imagen que hay en la actual percepción de lo que nosotros llamamos personaje de la “china” de la cueca.

Partimos por ahí, entre nosotros con Hiranio Chávez teníamos la misma inquietud. Animados por Hiranio que es el gestor del proyecto y un poco porque Hiranio desde su conocimiento de la cultura popular y del patrimonio inmaterial especialmente y también sus conocimientos en musicología, nos transmitió esta inquietud a las demás profesoras que aparecemos en la lista y que somos todas diseñadoras teatrales y que hemos investigado el vestuario en general.

Y esta vez nos concentramos en tratar de develar porqué tiene esa forma hoy en día el traje de la “china”, el traje de la mujer campesina, porqué es así; de dónde viene eso, porqué ese volumen, porqué esos “vuelitos “, etc. y nos hicimos un montón de preguntas que ustedes alguna vez también se las hicieron y que quizás en los libros de los colegios también se supone que hay respuesta de eso.

Tratamos de partir de los registros reales, de las fuentes mas antiguas para poder empezar a deducir y bueno, les voy a ir mostrando mi trabajo y bueno creo que el otro elemento súper importante que nos animó a realizar este trabajo, fue que había una especie de necesidad nuestra de pensar en la figura de la mujer chilena campesina, como un personaje totalmente, injustamente o aislado o dejado fuera de toda gran historia escrita.

De hecho nos costó mucho encontrar documentos porque efectivamente si uno piensa en un país de raigambre machista, y además clasista, una mujer es un personaje secundario, históricamente fue tratado así lo que comprobamos con la búsqueda de documentos. Secundario en tanto mujer y más aún secundario en tanto pobre, o de clase media, media-baja. Entonces tratamos justamente de restaurar esa imagen. Ese fue el otro gran sentido de esta investigación.

En los inicios de nuestra investigación encontramos en los datos más antiguos, este tipo de imágenes, grabados, que son todos de origen hechos en base a lo que se observó en la realidad en Chile, siendo estos hechos en Francia. (1)





En el anterior (1), en éste y en el que vamos a ver después (2), podemos ver que se aplica a casi modo de cliché, imágenes de estos vestuarios que se van repitiendo en distintos grabados. Pero por ejemplo, si ustedes se fijan en este grupo de mujeres de clase alta, a nosotros nos interesaba la figura que está allá atrás a la derecha. (3)

(2) (3)


Ella fue el contrapunto a partir del cual comenzamos a generar hipótesis y en este caso bien en particular en que si bien la mujer no tenía la calidad de las telas que se presentan acá en el primer plano, si tenía la misma silueta. Habría tenido según nuestra hipótesis, un cuerpo, una silueta, un volumen similar.

Como ven hasta aquí, el dibujo se repite (4). Es decir, los grabadores tenían esa figura y componían o tendían a recomponer distintas imágenes con ella.

(4)

En la secuencia de documentos, vi a esta mujer (5) que aparece a continuación en el orden temporal, “El anillo de Concepción” se le llama a este grabado, donde ya se ve que empezó como a disminuir el volumen. Y esta es la fuente que nos inspiró más de un modo bien completo.


(5)

Estas imágenes que vienen son de Perú (6,7,8)

(6) (7) (8)


Son de influencia Cusqueña, dado el poderío económico establecido durante todo el período del virreinato y que al parecer siguió influyendo hasta un tiempo después en la moda de la mujer chilena.

Cuando veamos los trajes más en concreto veremos como aplicamos estas ideas, pero básicamente consistía en esta especie como de fogón que tiene estos regidos muy finitos llamados “encartuchados” que era un sistema bastante rígido de tomar las telas y constituir un gran ¿? Con forma de tonel y que debajo lleva un armado como una especie de síntesis de un miñaque1 francés y en este caso también la mujer con su clásico tapado, con su manta para taparse y de esta corriente, que prevalece en todos los dibujos, aparece esta especie de pañuelo muy pequeño, que probablemente era una especie de bolsito que se lleva en la cintura para llevar pequeños elementos generalmente religiosos.

Aquí si ustedes se fijan, la imagen que aparecía en los primeros grabados también está presente, sólo que combinada con otras más y en este caso además hay una niña en el centro (9) que es la que está ordenando al parecer estos elementos que están ahí y ella es la criada entonces, y eso fue también uno de los elementos inspiradores del marco de lo que queríamos hacer. Entonces, si ustedes se fijan, encontrar a ese tipo de personajes en la iconografía chilena, es muy difícil.

En la imagen siguiente (10) también sucede un poco eso: la chica que está sirviendo el té, sus trenzas, el volumen de sus trajes, el largo de la falda y de esta mantita que tiene puesta, fueron elementos que fuimos utilizando.

(9) (10)

Y aquí avanzando en el tiempo, hay una “chingana” (11). En realidad nosotros hicimos un recorrido por los distintos referentes, que yo creo que ustedes los han visto todos, y nosotros simplemente tratamos de extraer de ahí, de reflexionar a partir de la imagen, entonces de ese personaje, de la chica que está tocando este instrumento que es como una tabla parece … eso! Un tormento!, a partir de ella, después van a ver que nosotros hicimos un traje. Aquí no se nota tanto, pero el traje de ella es a rayas verdes y para nosotros eso fue relevante. Se combinó eso con la mujer que está un poquito a su derecha que tiene una guitarra (vihuela). En base a la función y vestimenta de esas dos mujeres, generamos otro tipo de personaje.

Ese es un clásico, “El Huaso y la Lavandera” (12) también de ese personaje femenino fuimos tomando cosas e igual siempre estuvimos tratando de filtrar la influencia extranjerizante, pero de todas maneras en este caso, algunas partes se toman, como por ejemplo: la cuestión de la enagua, la cantidad de enagua que lleva una mujer.

(11)


(12)

Esta también fue un referente importante, un grabado, también mandado a hacer afuera, en donde quizás uno de los grandes rasgos distintivos es el uso de una manta (13) algo que cubre superiormente el cuerpo de la mujer, fue uno de los grandes problemas, porque también donde hay mujeres, mujeres de clase media, media-baja o mujeres pobres, generalmente están tapadas y no podíamos ver, era muy difícil encontrar datos, nos costó bastante encontrar datos de las zonas superiores del cuerpo.

(13) (14)

Esta es una mujer camino a Valparaíso (14) y quizás ahí hay algún elemento que yo creo que ustedes lo han visto, ese pañuelo en el cuello, una buena influencia española.

Esta es una cueca (15), también ese traje es importante, también continúa teniendo esa presencia del pañuelo, bastante más pequeño aquí, pero existe esa especie de referente.

(15)

Estas ya son fotografías del Museo de Historia Nacional (16), de 1890 y algo, principios de 1900 y donde también otro gran problema de la investigación fue el encontrar referentes para armarnos una imagen de la ropa interior. Otro elemento que por supuesto, por cuestiones religiosas, fue tema tabú culturalmente durante mucho tiempo, entonces tuvimos que hacer una proyección de cómo podía haber sido, tuvimos que investigar bastante.

(16)

(17)

Mujeres criadas en una casa de campo, también fotografías del principio del 1900 (17).

De alrededor de 1906 me parece que era éste (18) y es la típica estructura de traje de la belle époque, nombres afrancesados pero que en Chile tuvimos una traducción bastante concreta de la mujer.

(18)

Estos son los referentes (20) con los que pudimos hacer deducciones más concretas por ejemplo, este catálogo de ventas de una tienda, podría mostrar qué es lo que se vendía. Por ejemplo, ejemplos como la villela, las zargas, distintos tipos de tela, tricotina, franelas etc., cosas que si uno piensa hoy en día ya no existen. Un elemento casi como nostálgico para nosotros, volver a ese momento en que en Chile se producía efectivamente muchas telas, situación que cambió y que hoy en día casi prácticamente no hay textiles.

(19)

Quebró la clásica, la última Bellavista Oveja Tomé, nosotros casi lloramos cuando nos enteramos y empezaron a liquidar todas esas lanas preciosas y eso ya no va a existir más. Va a ser todo importado prácticamente y si no se produce un tema más o menos simple hoy en día que es el comercio chino. Entonces además de ser artificial, la mayoría de las cosas tienen algún grado de elementos sintéticos.

Entonces esto nos permitió además de tener alguna idea del costo de las telas, pensar entonces cuando una mujer de tal clase social pedía tal o cuales telas, etc.

Esto también fue un elemento importante quizás alguno de ustedes lo ubican sus abuelos, en alguna casa quizás por ahí aún queda alguna revista de “La familia” y que venía como una tienda de departamento pero convertido en revista. (20) También tenía un montón de ideas como de casa comercial, pero para hacer en la casa (21). Esto presenta la moda, son los agentes que transmiten la moda. Y por supuesto en estos años, y bueno todavía en realidad, es coger una constante transmisión de elementos extranjerizantes así que tenemos que lo que ingresa es por supuesto, es la idea del 1900.

(20) (21)

Eso también es lo que estaba pensado para las criadas, llamadas doncellas (22); los tipos de delantales, ese tipo de silueta que no tiene nada que ver en realidad. Es bastante artificial y bien al estilo del ideal de belleza de los años de Belle Époque (23) ahogada y en forma de “S”

(22) (23)


Los tipos de delantales también, estábamos buscando entonces porqué la “china” usa delantal, y cómo habrá sido.

(24)

Aquí es lo que nosotros empezamos a armar (25), que en el fondo son 6 trajes que hicimos y en cada uno de ellos intentamos hacer una reconstrucción histórica de las técnicas que utilizamos y también de las telas que eran posibles.

Estos dos personajes están basados en las primeras imágenes que yo les mostré que son todas del siglo XVIII, en las cuales en ambas se nota esa influencia del Belle, la idea de este tipo de construcción llamado “encartuchado”. Aquí en el fondo aplicamos la lógica más bien teatral tomando en cuenta lo que sacamos de las imágenes.

(25)

Aquí proyectamos a una mujer en el caso de la niña a la izquierda, una mujer como una especie de dama de compañía, una señorita criada como dentro de la casa, y la otra mujer, la de la derecha, una mujer que es más campesina y que tiene una trabajo más arduo y también un poquito mayor.

Entonces en ambos casos, ocupamos telas naturales dentro de lo posible. Todas las telas blancas son puras telas de algodón. Para eso también hicimos una profunda investigación de la situación económica del movimiento económico en el mercado de las telas y de las importaciones, y de dónde se fabricaban las cosas.

Entonces en Chile lo único que se fabricaba en textiles era cáñamo y tenía casi absolutamente un uso manual y estas telas prácticamente se traían al principio solamente del Perú, o sea había casi como un sistema estricto; estamos obligados a comprar todas las telas que llegan de ellos. Por lo menos en el siglo XVIII, la cuestión era así bien estricta. Y en Chile se fabrican los textiles de cáñamo que a veces servían para alguna cosa porque el algodón se traía del Perú.

(26) (27)

Esta mujer que es la más mayor (26), no usa corsé ella, sino que tiene esta chaquetilla, que hace las veces de corsé. Tiene en los costados un elemento bien interesante que no lo encontramos en una imagen en Latinoamérica sino que en una propuesta de un vestuario europeo.

Agregamos esto porque nos pareció que en alguna imagen se veía algo similar a un bolsito (27), a tener como bolsillos, porque la falda misma no permitía tener bolsillos para una mujer que es criada. Entonces para alguien que trabaja necesariamente tiene que tener un traje más práctico.

Esta especie de como zardón (28), que tiene esos encartuchados, por dentro tiene algo que es bastante tradicional y que se conservó por harto tiempo y es que la basta va por dentro y es una tela que es a la vez, se toma y que sirve para extender la tela, la protege y hace como más suave el doblez de la basta. Generalmente las mujeres también iban descalzas.

(28) (29)


El tipo de amarra cruzado (29), ahí se nota lo denso de la cantidad de tela que va doblado muy apretado en la cintura. Debajo de esa falda lleva como un miñiñaque hecho de mimbre (30) y bajo él una suerte de enagua que es la única ropa interior que tenían. Debajo de eso, no usaban nada, no existía el concepto como de ropa interior.

(30) (31)

Este es el otro personaje que también se amarra (31), pero en vez de amarrarse al centro se amarra a los dos costados y ahí tiene esta especie de delantal que es como el momento en donde decimos nosotros que ahí se podría haber originado la idea de que el delantal tiene la noción de adorno y de ahí en adelante se puede haber asociado al traje de la “china”.

La parte superior (32) tiene una pequeña prenda llamada “cotona” que también se amarraba por los costados que tapa el busto. Esto cubre el busto, pero debajo de ella, lleva una blusa más o menos finita (33). Aquí se está desvistiendo, soltando estas amarras.

Debajo de eso entonces, tiene esta blusita (34) que quedó debajo y en este caso de este personaje, seguimos la lógica de que ella no debe haber tenido corsé. El corsé era un elemento carísimo para tener en esa época, imposible para alguien de la clase trabajadora, y sí tiene una faja a la cintura y vamos a ver que ella se sacó la faja, se sacó la enagua. Y aparece el meñiñaque que tenía bajo la enagua, también de mimbre, cocido a mano y todo.

(32) (33)

(34)(35)

(36) (37)

Y ahí se está desatando la enagua (36), no tiene ropa interior, (37) y ahí se está cerrando una faja y bajo la blusa se fajaba ella el torso completo reemplazando la función de un corsé.


(38) (39)

Aquí ya este traje es del siglo XIX, de 1830, está basado en la imagen de la “chingana” y consiste en, si ustedes se fijan, en este traje lo más interesante para nosotros fue pensar en el cuerpo que es tremendamente distinto, el cuerpo de la mujer de hace varios siglos atrás.

Hoy en día uno lo ve como súper obvio, pero cuando uno está haciendo un traje que tiene otra forma, porque nosotros nos basamos en moldes que son antiguos que reconstituimos, que tratamos de generar una forma realmente hecha con moldes antiguos, y uno se da cuenta que el cuerpo es absolutamente otro.

O sea la mujer no podría haber tenido los hombros grandes así como yo, hubiese sido un gigante en esa época, de hecho la mujer era muy pequeña, en promedio era 10 cms. más baja, y si era una mujer de 1.60 cms., te decían la “larguirucha”. Y esa es la media de hoy en día por lo menos en Chile.

Entonces lo más interesante fue encontrar por ejemplo aquí que el torso es muy corto. En el fondo la cintura no está donde hoy día lo imaginamos, está bastante más arriba, entonces toda la zona pectoral es mucho más pequeña

(40) (41)

Ahí se está desvistiendo y nos va a mostrar cómo es la ropa interior (40), son botones de hueso. Ahí se ve un pequeño trabajo en la manga (41) que le da un volumen. Ese volumen (42) de la manga se recoge ahí.

(42) (43) (44)

Ahí está mostrando las enaguas (43) dobles enaguas. Esta es la ropa interior (44), era enagua y corsé.

(45)

Sin la enagua. Aquí digamos que aparecieron los calzones (45). Es un antecedente de los calzones que digamos que es una especie de pantalón largo, que por debajo tiene una apertura esto se abre por debajo, es decir, esto no se sale en el día. Solamente se abre.

(46) (47) (48)

Y este es otro personaje que también lo sacamos de la ”chingana” (46), también es un traje de un corte antiguo, de la época de 1860, y aquí utilizamos algo que se ve en la “chingana” que uno puede ver claramente un juego de líneas diagonales, de que las líneas se encuentran como en “V”. Entonces dedujimos que era una tela rayada que por los cortes, se van formando estas figuras.

Ahí está mostrando la manga (47). Tiene doble manga, que también es un detalle que encontramos en la imagen y en este caso (48) es cierre en el centro y por el frente cruza al costado.

(49) (50) (51)

Ella está desvistiéndose (49). Esa es la ropa interior. Estos son los bajos del calzón largo (50), también va abotonado, con botones forrados en tela pero a mano.

Este personaje es de 1900 (51)ha pasado en las imágenes sobre todo en el hecho de que entonces la moda se había vuelto un fenómeno mediático por así decirlo, y había una transmisión muy concreta de imágenes que venían, como ustedes vieron en ese catálogo que les mostraba de modas.

(52) (53) (54)

Ya se había hecho masivo el hecho de ver revistas y enterarse de qué se estaba usando afuera y por lo tanto, qué había que usar acá. Antes de eso era mucho más rebuscada la manera de informarse entonces normalmente la gente de clase alta podía viajar, traía modelos que se convertían en modelos que se difundían.

Aquí ya era más masiva esa influencia de la moda, entonces la ropa del 1900 y de la Belle Époque se aplicó bastante en Chile, se usó bastante esta silueta. La forma como de “S” es decir, como pecho muy salido, redondeado pero bien salido, la columna bien quebrada y bien levantado en la cintura hacia atrás, con alto volúmenes las formas.

Aquí también aplicamos un traje con un molde que era de la época, y también aquí (53) el corsé era lo más radical. Acá se está desvistiendo esto tiene como una doble capa (54): en el frente se abre por un costado pero por dentro tiene un cierre además que va en el centro. Y ahí aparece el corsé.

(55) (56)

Se lo poníamos a la Marianela, que era la bailarina…nosotros tenemos un grupo folklórico de la Agrupación Folklórica y cambiaba absolutamente. Ese corsé (55) tenía una forma que no era humana, era una escultura y era increíble como antes se determinaba de esa manera el cuerpo obligándolo a tener una forma tan artificial. En este caso, este era el corsé más violento (56) con el cuerpo, y por lo mismo yo creo que uno de los más bellos, o sea, si se fijan la forma que tiene la cintura es preciosa.

(57) (58)

Y finalmente, este es el último hasta donde llegamos con la investigación, esto es del 1940, pero es básicamente la estructura que existía y que nosotros usamos y lo que finalmente concluimos que con la aparición del cine especialmente la influencia del cine mexicano y argentino, es que aparece la constitución de la “china” y en este caso esta es una lectura de la mujer campesina que van a ver en las próximas imágenes, eso ya fue llevado al lenguaje cinematográfico. Es decir, es convertido en un estereotipo.

Nosotros las imágenes que encontrábamos de documentos históricos concretos, el floreado por ejemplo no aparecían, aparecía a menudo pero de modo bastante sutil, flores pequeñas sin mucho contraste. En el cine inmediatamente eso se transformó en motivo de discusión gráfica.

El pañuelito por ejemplo, que había aparecido en la zamacueca, eso también se convirtió en tema. El pañuelo después desapareció

(59) (60)

Esto (59) es un registro de una película que hay, una de las más antiguas de Chile, es un registro de un asado con unas cuecas en Viña del Mar.

(61)

Esto es de una película, que si se fijan, ahí se está formando una suerte de estereotipo (60). Acá también (61). Es decir, esas mangas grandes es un invento de la producción del imaginario que produjo el cine.

Finalmente, las conclusiones son que la imagen que tenemos hoy en día, es una imagen exigida por necesidades de éxito comercial, de todo el sistema cinematográfico en tanto industria. Una suerte de industria que tiene que funcionar, que tiene que llegar masivamente y que fue convirtiendo en espectáculo estos elementos que son originarios.

Un poco también pasa con las compañías de teatro, con los grupos folklóricos, que van generando estos personajes y van sumando e inventando cada vez, buscando un mayor despliegue visual, y bueno, por lo mismo, probablemente esa sea la causa de que probablemente hoy en día, los trajes de “china”, han adquirido proporciones gigantescas, parecen mexicanos de hecho, las flores son gigantes o a veces unas rosas gigantescas, entonces todo tiende a una especie de efecto visual pero que no tiene mucho que ver con nuestro origen.

Y nosotros cuando hicimos la investigación sabíamos lo que estaba pasando hoy en día, entonces tratamos de reconstruir porqué se llegó aquí hoy, pero claro es la tendencia de los aspectos comerciales que están controlando esos factores y es de esperar que se divulgue con mayor claridad estas verdades, las realidades de la historia del traje de la mujer que no se llegue solamente a imponer estereotipos como hoy en día, no sé si se han fijado pero por ejemplo los programas de estudio dice que la mujer de Chiloé hay que ponerle falda negra, blusa blanca y los profesores están obligados a hacer así sus presentaciones en los colegios.

Entonces de alguna manera eso es un sistema de instalar estereotipos y que pensamos nosotros que por supuesto lo ideal sería hacer un recorrido, una definición más profunda de porqué se utilizan todos esos elementos y que no solamente simplemente copiar modelos, eso es lo que les quería decir.






Comunicaciones Anfolchi



1