CHARLAS DEL BICENTENARIO”

De la Aurora de Chile al periódico de 2010” (Extracto de la charla)


El escritor y periodista Juan Guillermo Prado expuso su visión de la evolución de la prensa nacional en la charla “De la Aurora de Chile al periódico de 2010” de donde extraemos algunas notas de interés.


La primera imprenta fue traída por el jesuita Carlos Haimhausen, quien viajó a Europa, donde reclutó 45 artesanos para fundar y fomentar industrias. Entre los 380 bultos que trajo en 1748, venían cinco cajones de "instrumentos para imprenta de libros" y 32 fardos de papel.


Tradicionalmente se ha dicho que el primer periódico fue "La Aurora de Chile", publicado por Camilo Henríquez, con la prensa traída por Armando Hoevel, en la fragata "Galloway", noviembre de 1811. Se imprimía en un local ubicado en el actual Teatro Municipal de Santiago. Dejó de publicarse el 1° de abril de 1813.


Sin embargo, según José Zapiola en su libro “Recuerdo de treinta años”, Procopio Pollock, médico norteamericano, fue autor de la “Gaceta de Procopio”, el primer periódico manuscrito que se conoció en Chile en 1808. Por este motivo y por sus ideas libertarias, fue encarcelado en Talcahuano.


La primera ley sobre libertad de prensa fue dictada por la Junta de Gobierno en junio de 1813 en cuyos comienzos se declaraba: "Habrá desde hoy entera y absoluta libertad de imprenta".


El diario más antiguo es "El Mercurio de Valparaíso”, fundado en septiembre de 1827; el segundo de América Latina, después del "Diario de Pernambuco", de Recife, Brasil, de noviembre de 1825. Concepción dio origen en octubre de 1833 al más antiguo del sur: "El Faro del Bio-Bio".


El primer diario santiaguino fue "El Progreso" cuya primera edición data de noviembre 1842. Fue fundado por Domingo Faustino Sarmiento y hasta de marzo de 1853 se publicaron dos mil 739 números.


La mujer que más colaboró en la prensa nacional fue Clara Álvarez Condarco, nacida en Londres en 1825, quien conocía varios idiomas. El español Santos Tornero le pidió que hiciera traducciones para “El Mercurio de Valparaíso”. También se menciona a doña Rosario Ortiz, que con el seudónimo de "La Monche" escribió en los periódicos "El Amigo del' Pueblo", "Tarántula" y en la revista "Sur", de Concepción su ciudad natal.


La primera prensa mecánica que llegó al país la trajo en 1853, don José Santos Tornero, editor de "El Mercurio de Valparaíso”. De procedencia escocesa, era movida con fuerza humana. En 1864 el ingeniero chileno Federico Stuven la adaptó para ser accionada a vapor. El servicio de corresponsalía por telegrama, lo inauguró "El Mercurio de Valparaíso”, en 1866.


Los primeros "suplementeros" fueron quienes, con motivo de la guerra del Pacífico, vendían los Suplementos, hojas volantes editadas por los diarios como anticipación de las noticias. Fueron estos "suplementeros", los primeros en vocear los periódicos mientras corrían por las calles. El primer suplemento de guerra traía noticias del Combate Naval de Iquique, y correspondía al diario "La Patria", del 25 de mayo de 1879.


Eloy Temístocles Caviedes fue el primer corresponsal de guerra. Enviaba su correspondencia a "El Mercurio" desde el teatro de operaciones y constituía la narración exacta de los hechos que desde 1879 a 1883 dieron a Chile el predominio del Pacífico. Esto causó el enojo de las autoridades, que lo detuvieron a bordo del "Abtao”.


La primera prensa rotativa del país, y tal vez de América del Sur, era una proveniente del taller de J. Derriey, de París, que empezó a imprimir "El Mercurio de Valparaíso”, en 1884. Podía tirar hasta 12 mil ejemplares por hora de un diario de ocho páginas. Luego pasó a "El Mercurio" de Santiago en 1908 y, finalmente al de Valdivia.


La "Lira Chilena" fue la primera publicación de caricaturas e ilustraciones artísticas que se editó en Chile en 1896. Los “pliegos” o “Liras”, como también eran conocidas estas hojas de poesía, fueron publicaciones con llamativas imágenes. Las más hermosas llevaban grabados en madera, los que junto a clichés de imprenta, se usaban para introducir los sucesos que trataban. Podían verse encabezados para piadosos versos a la Virgen, al Niño Dios, o enterarse de fusilamientos y homicidios, sin faltar brindis, cantos a la patria o a sucesos extraños. Imágenes necesarias, pues la mayor parte de la clientela era analfabeta.


El primer diario con ilustraciones en fotograbado fue "El Diario Ilustrado", que se inició en marzo de 1902. En su primera página se reproducía una imagen de la procesión del Santo Sepulcro, la primera fotografía en un diario.


La primera tira cómica empezó a aparecer en Zig-Zag, en junio de 1906. El pintor Pedro Subercaseaux, bajo el seudónimo de Lus- tig (alegre), relataba las andanzas en el país del alemán Federico von Pilsener y de su perro Dudelsackpfeifergeselle.


La primera revista infantil fue "El Peneca", fundada en noviembre de 1907. Su primer director fue Enrique Blanchard Chessi.






Comunicaciones Anfolchi